top of page
  • info797984

5784-Bejukotai- Rabino Mariano Del Prado

 

Uno de los aprendizajes que necesitamos adquirir cuando somos niños, es el de caminar. Seguramente ninguno recuerda lo difícil que fue aprender a dar esos primeros pasos, hasta que caminar nos resultó ser tan natural como respirar.

Lo que tal vez sí recordemos, avanzada ya nuestra infancia, es cuando nuestros padres nos decían ante algún tropezón o caída: fijate dónde caminás. Justamente de esto comienza a hablar nuestro texto; se trata de un caminar que abarca la vida toda. Incluye nuestra vida espiritual, nuestra vida social, como así también nuestra vida emocional, entre otras. Se trata de nuestro trabajo interior como así también de la exteriorización de lo que estamos logrando ser y hacer con nuestra existencia.

            Fue a Abraham que Dios le dijo “camina delante de mí y se íntegro”. De Enoc, nos cuenta la Tora que caminó con Dios de tal manera que se lo llevó la eternidad. Es tanta la importancia que la Torá da a este término, (caminar, del hebreo laléjet) que en su discurso final, Moisés le dice al pueblo qué es lo que Dios espera de ellos:  Ahora pues, Israel, esto es lo que pide el Señor tu Dios de ti, que le temas, que camines en todos Sus caminos, y que lo ames y lo sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma (Devarim 10:12).

            En el caso de nuestra parashá, el primer versículo con que da comienzo, incluye justamente el término en cuestión. Este pasuk contiene tres expresiones que parecen ser repeticiones de una misma idea y quiero compartirla con ustedes a continuación.

1.      "Si en Mis decretos andáis (Im bejukotai teleju)”. 

Aparece aquí una premisa condicional sobre la cual va a estar montada la promesa de lluvia a su tiempo, buenos frutos y abundante cosecha. En otras palabras, el sustento, de cumplirse la condición, estaría asegurado. La condición es la de profesar sus decretos, incorporarlos y hacerlos propios. Quiero señalar a su vez, que cuando el texto dice “Mis decretos”, es el Único (Ejad) quien está hablando a su pueblo. Es el Uno frente a la multiplicidad de los miembros de Su pueblo elegido. Ese grupo al cual Moisés les habla posee diferencias de todo tipo, pero el Uno les habla a todos sin hacer distinción ninguna.

2.      “Y preservareis mis mandamientos (ve-et mitzvotai tishmoru)”.

Me gusta ver en la idea de preservar, la sugerencia a perseverar, a no salirse del camino que elegimos transitar.

3.       “Y los ponéis en práctica (ve-asitem otam)".

Como para que no queden dudas de lo que estamos hablando, la última frase nos deja en claro que se trata de acción y no de elucubración.

 Rashi (el gran exégeta francés) señalaba que este pasuk nos está mostrando un camino de estudio dedicado y detenido sobre los principios de la Torá con el propósito definido de ponerlos por obra.

Por último, quiero señalar que el hecho de que Dios hable a todo su pueblo, y no sólo a Moisés, nos permite ver que Su esencia de unidad, debe estar reflejada también en Su pueblo, como gran familia. Esa es nuestra tarea.

Shabat Shalom

Rab Mariano del Prado


 

BEJUKOTAI

 

One of the lessons we need to acquire when we are children is how to walk. Surely none of us remember how difficult it was to learn to take those first steps, until walking became as natural as breathing.

What we may remember, late in childhood, is when our parents told us when we stumbled or fell: watch where you walk. This is precisely what our text begins to talk about; It is a journey that encompasses the whole of life. It includes our spiritual life, our social life, as well as our emotional life, among others. It is about our inner work as well as the externalization of what we are managing to be and do with our existence.

            It was to Abraham that God said, "Walk before me and be whole." Of Enoch, the Torah tells us that he walked with God in such a way that he was taken away by eternity. Such is the importance that the Torah attaches to this term, (walking, from the Hebrew laleche) that in his final speech, Moses tells the people what God expects of them: "Now therefore, O Israel, this is what the Lord your God asks of you, that you fear him, that you walk in all his ways,  and that you love and serve Him with all your heart and soul (Devarim 10:12).

            In the case of our parsha, the first verse with which it begins includes precisely the term in question. This pasuk contains three expressions that seem to be repetitions of the same idea and I want to share it with you below.

1.                  "Si en Mis decretos andáis (Im bejukotai teleju)".

A conditional premise appears here on which the promise of timely rain, good fruits, and an abundant harvest will be mounted. In other words, livelihood, if the condition is met, would be assured. The condition is to profess his decrees, incorporate them and make them one's own. I want to point out in turn that when the text says "My decrees", it is the One (Echad) who is speaking to his people. He is the One in the face of the multiplicity of the members of His chosen people. That group to which Moses speaks has differences of all kinds, but the One speaks to all without making any distinction.

2.                  "And ye shall keep my commandments (ve-et mitzvotai tishmoru)."

I like to see in the idea of preservation, the suggestion to persevere, to not stray from the path we choose to travel.

3.                   "And you put them into practice (ve-asitem otam)."

As if to leave no doubt about what we are talking about, the last sentence makes it clear that this is action and not lucubration.

 Rashi (the great French exegete) pointed out that this pasuk is showing us a path of dedicated and careful study of the principles of the Torah with the definite purpose of putting them into practice.

Finally, I want to point out that the fact that God speaks to all His people, and not just to Moses, allows us to see that His essence of unity must also be reflected in His people, as a great family. That is our task.

Shabbat Shalom

Rab Mariano del Prado

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

5784-Shlah Leja-Rabino Mariano Del Prado

Cuando llego a ésta parashá, no puedo evitar pensar en parashát "Lej lejá", en la cual Dios le había indicado a Abraham abandonar la tierra de sus padres para ir a una tierra que, aunque desconocida,

5784-Behalotjá-Rabino Mariano Del Prado

En la parashá de esta semana nos encontramos con una directiva dada por Dios a Aarón. La orden era simple, “enciende la luz de la menorá”. Es interesante que según el Talmud Babli, hasta alguien que n

5784-Parashat Nasó-Rabino Mariano Del Prado

La parashá de esta semana es la más larga de la Torá, ya que cuenta con 176 psukim (versículos). En ella se despliega la organización del trabajo que tenía que realizarse en relación al Mishkán (santu

Comments


bottom of page